Encontrar trabajo para una persona mayor de 45 años es muy complicado y en tiempos de pandemia del Covid 19 aún más.

La brutal crisis económica y social que estamos sufriendo y que todavía no ha tocado fondo, ni tiene visos de hacerlo a corto o medio plazo, está provocando que muchas empresas, pequeñas y medianas en su gran mayoría, tengan que cerrar o aguantar como buenamente puedan en espera de una mejoría de la situación. 

Aquellas empresas que antes de la pandemia de Covid-19 tenían un pequeño colchón económico pueden aguantar a duras penas, pero aquellas que vivían al día y que dependían de las entidades financieras para poder subsistir, estás destinadas a poner fin a su actividad, de hecho, hay muchas que ya han tenido que hacerlo.

Los comedores sociales están cada día mas llenos de gente que no tiene para comer, que viven el día a día con autentica desesperación.

Muchas de estas personas son mayores de 45 años, con experiencia en diferentes sectores y que se encuentran fuera del mercado laboral en un momento crítico de su vida, la pandemia no ha hecho mas que empeorarlo todo de forma exponencial. Si antes era difícil conseguir un trabajo, ahora es mucho más complicado.

Antes de la pandemia del Covid 19, había de derribar los muros de la edad, la excesiva preparación en algunos casos, los periodos de inactividad que todos tratábamos de cubrir con múltiples actividades que la justificaran, la falta de conocimientos en nuevas tecnologías que nos mantenían en una especie de limbo del conocimiento no adaptado a los tiempos que corren. Ahora además hay que pelear por no contagiarse, ni contagiar, por cuidar de tus mayores, si tienes la suerte de tenerlos, por cuidar de tus hijos, de tus hijas o de ti mismo si no has podido o querido formar tu propia familia.

Otros por las razones que sean, han llegado al último tercio de su vida sin ahorros, sin un patrimonio del que tirar, siendo parados de larga duración y habiendo agotado todas las ayudas posibles. Esto no quiere decir que no estén preparados, capacitados o que no tengan un nivel adecuado de inteligencia, simplemente han gestionado mal sus vidas o no han logrado encauzarlas después de uno o varios traspiés. Aún así, ¿no tienen derecho a tener un trabajo digno?, ¿no tienen derecho a formar parte de la sociedad en la que viven y disfrutar de las mismas cosas que aquellos que si tienen trabajo?.

Iniciativas como la Asociación Elefantes Solidarios deberían contar con la ayuda de organismos oficiales locales, autonómicos o estatales, que permitieran desarrollar proyectos de reinserción laboral de los mayores de 45 años que se encuentran abandonados a su suerte, con ganas de aportar cosas a la sociedad pero que después de tanto “NO”, necesitan ayuda para recuperar la confianza, y subir su autoestima para demostrar que a pesar de no tener “una edad óptima”, son capaces de seguir aportando cosas a la sociedad.

En este artículo hemos contado con la colaboraciónde José Felix Fernández



Si te ha resultado interesante este contenido te pedimos que lo compartas en tus Redes Sociales, muchas gracias