La falta de trabajo o la dificultad para desempeñarlo según nuestras capacidades nos pueden llevar a situaciones de mucho estrés, cuando este es continuado en el tiempo, se transforma en estrés crónico y sus consecuencias son muy peligrosas para nuestra salud mental y física.

Hay mucho estudios que confirman que el estrés crónico puede conducir a la depresión, que es una de las principales causas de discapacidad en todo el mundo. También es una afección recurrente: las personas que la han experimentado corren el riesgo de sufrir futuros episodios, especialmente bajo estrés. Hay muchas razones para esto, y pueden estar relacionadas con cambios en el cerebro. El hipocampo reducido que puede causar una exposición persistente a las hormonas del estrés y la inflamación continua se observa con mayor frecuencia en pacientes deprimidos que en personas sanas.

Recomendamos para ampliar sobre este tema leer la publicación en El Confidencial sobre Estrés Crónico