Encontrar trabajo una vez que has pasado la barrera de los 45 años es cada vez una tarea mas complicada, no solo tienes que reciclarte profesionalmente (aprender a utilizar diferentes programas de gestión integral, hablar uno o dos idiomas, aprender términos empresariales en inglés, etc.) si no que además tienes que reciclarte mentalmente y convertirte en una especie de youtuber de andar por casa y exponerte ante el universo virtual como si de un adolescente se tratara.

Ahora no solo tienes que saber hacer un buen curriculum en papel, debes saber venderte en internet, superar las barreras de lo desconocido y además que parezca que lo haces de forma natural. Lo importante es que lo que se vea de ti sea lo adecuado, que a través de la imagen se pueda obtener la mayor información posible y que esta se adapte a los criterios de selección de las empresas, sin olvidarnos de que la edad no se vea como un obstáculo insalvable para una posible contratación y sino como un valor añadido de experiencia.

La desventaja con la gente más joven está clara, ellos han nacido con un móvil en las manos y además con una Tablet, consola, la explosión de youtube y plataformas similares como Instagram. Por lo tanto, no solo hay que luchar contra el nivel de formación académica de tus competidores/as, si no también contra una mentalidad de avance tecnológico continuado.

Creo que la clave a superar por las personas mayores de 45 años que buscan reincorporarse al mundo laboral es aceptar la exposición a Internet .

Pero no solo es necesario aceptar dicha exposición, además hay que ser natural en la forma de hacerlo, hay que vender humo si es necesario.

Con vender humo me refiero a que si las empresas demandan control del estrés, saber trabajar bajo presión, tener don de gentes, ser comunicativo, trabajar en grupo, mirar por el grupo antes que por ti mismo, tener empatía y no se cuantas más; tu debes reunir esas características si o si.

Por regla general no se busca a una persona con sus virtudes y sus defectos, con su mochila vital (eso debe quedarse en casa), se busca una especie de robot que no exija un sueldo muy elevado, que sepa hacer el trabajo que antes hacían varias personas, que esté siempre disponible, que no cree problemas, que se pueda moldear de forma adecuada y además a la última tecnológicamente hablando.

En la actualidad existen muchos programas de orientación laboral (unos más válidos que otros) para mayores de 45 años, programas de los que se vanaglorian y presumen los diferentes gobiernos nacional, autonómicos, locales, pero que una vez analizados, tienen una repercusión mínima en la inserción laboral de los mayores de 45 años. Algo falla en el proceso, algo no se hace bien y la solución es muy complicada.

Tras hablar con bastantes personas que pertenecen a este grupo de edad, que han participado en diversos proyectos, cursos, planes de inserción, ferias de empleo … mi sensación es cada día más pesimista.

No se trata de no querer aprender, no se trata de no querer reciclarse, no se trata de no querer adaptarse a los avances tecnológicos. Lo fundamental es tener esperanza en que después de haber dado todos esos pasos vas a tener alguna opción de ver la luz al final del túnel.

Para terminar, creo que la solución está en hacer cursos de reciclaje integral y remunerado (uno no come del aire y más cuando lleva varios años en el limbo laboral), hacer talleres de capacitación en los que participen, aprendan e interioricen que cualidades tienen y no solo las cualidades que quieren ver. Si tu no sabes tus cualidades, tus capacidades, es realmente difícil saber venderte.

Una vez que sepas que quieres “vender” de ti, hacerlo de la forma que llegue a mas gente.

En este artículo contamos con la colaboración de José Felix Fernández Moreno

Si te ha resultado interesante lo que has leído te pedimos que lo compartas en las Redes Sociales, muchas gracias.