Uno de los puntos que tienen en común programas de entretenimiento como Masterchef o Maestros de la Costura, es una de las cabezas mejor amuebladas de la televisión.

La jefaza entre las jefazas, Macarena Rey Marín.

CEO de Shine Iberia, la productora de televisión que realiza productos de tanto éxito como concursos de cocina, o clases que enseñan cómo no perder la canilla mientras te preparas para hacer un pespunte en una máquina de coser.

En una entrevista, Macarena Rey dijo que parte de su éxito lo ha logrado por su tenacidad, que le da mucha importancia a pasárselo bien en su trabajo, pero que sobre todo se considera una supervendedora de pies a cabeza:» A mí lo que me gusta es vender, me pone el reto de conseguir vender algo, soy muy comercial».

Si cualquiera de estos dos programas se consideran líderes de audiencia en televisión es por el “coquito” que esta buena mujer tiene por cabeza, y sobre todo porque sabe la clave para vender cada proyecto que lanza al mercado.

La clave de tu proyecto la tienes más cerca de lo que crees

Maestros de la Costura va por su cuarta edición, y si en la primera las expectativas se encontraban por las nubes, en esta última el mundo entre hilvanes ha ido subiendo el interés.

No digo que sea mejor ni peor, para esto también existen los colores, para gustos, ya sabes.

No te voy a hablar de como coser un dobladillo ni un botón (la aguja se me da fatal, aunque cuando coso un botón al pobre no se le ocurre volver a caer) en cambio sí sobre la clave de ventas que tienes al alcance de tu mano. 

Esa lección la dejó uno de los invitados al programa hace unas semanas, un diseñador de moda que dio en la diana sin descubrir la rueda, simplemente puso en práctica la clave de todas las claves para vender, esa que todos sabemos, tú, yo, el frutero y la de la ferretería de tu barrio, y que a veces se olvida practicar.

Juan Carlos Mesa es un diseñador terremoto, un auténtico ciclón dentro del mundo de la moda, además de ser el director creativo de la firma Angel Schlesser. 

Cuando se hizo cargo de este puesto tenía delante de él tan solo 7 semanas para preparar el esperado desfile en su debut al frente de la firma, en Madrid Fashion Week.

Cualquier otro diseñador en una situación similar estudia la marca, se empapa de pe a pa todos los archivos de la firma, saca patrones de lo asimilado, y prepara una colección para la esperada pasarela. 

Con tan poco tiempo en la preparación del desfile tal vez hubiese sido la decisión más acertada ¿o no?, mejor ir por el camino más seguro, correr los riesgos justos y necesarios porque, lo último es llegar y meter la pata en su primer trabajo dentro de la marca.

Porque si el mundo del empresario y la competencia es cruel, el de la moda a veces va a machete limpio en la selva de los estampados y drapeados.

Pues va a ser que no, a pesar de que todos se echaron las manos a la cabeza, Juan Carlos Mesa decidió que ese no iba a ser el camino.

Le dio otro punto de vista, cambió la dirección de los focos de la pasarela y los puso derechitos mirando a las sillas, sabía que la clave del éxito de esa colección se encontraba en las manos de lo más importante de cualquier empresa: sus clientes.

Dicho y hecho, se puso en contacto con las clientas de la firma, las de toda la vida de Dios. Se interesó por lo que echaban en falta, lo que habían visto, y sobre todo, por sus necesidades.

En tan solo siete semanas Juan Carlos asimiló casi 40 años de la firma Schlesser, consiguió tejidos y materiales, realizó patrones, cosió y desfiló con toda la tarea hecha.

Llegó a la pasarela, gustó y remató el trabajo ganando el premio L’oreal a la mejor colección.

(imagen GTRES)

La clave de tu proyecto la tienes tan cerca, que a veces casi ni la ves: escuchar.

Escuchar a tus clientes, la mejor clave para tu proyecto

Dice la consultora creativa Anita Cufari que “si no sabes a quién le hablas nunca sabrás que necesita… ser pequeño no es un impedimento, siempre hay un hueco… solo tienes que estudiar tu segmento de mercado y crear un universo concreto con sentido y coherente”.

¿Cuál fue la clave del éxito de Juan Carlos?: «Escuchar es lo más importante, casi el 100%. Yo hago ropa para cuidar a las personas».

¿Recuerdas cuándo comenzaste a idear tu proyecto empresarial?, que bonito, ¿a qué sí?

Y ahora piensa en la relación que tienes con tus clientes. Si mantienes contacto a través del sistema de email marketing para ofrecerles nuevos lanzamientos o promociones, o si tu tienda online tiene un diseño fácil de utilizar, coherente y se adapta a sus necesidades.

¿Por qué tú, sabes escuchar a tu cliente?

Qué fácil parece decirlo ¿verdad?, es más fácil de lo que parece, solo tienes que, como todo, ponerlo en práctica.

Y de práctica a ti ya no hay quién te gane, no hay nada que te haya dado más tablas que comenzar a emprender, así que ¡vamos allá!

  • Realiza cuestionarios, interésate por las opiniones de tus clientes sobre tu servicio o producto.
  • Mantén la comunicación a través de las redes sociales (tienes… alguna sí ¿verdad? 😉 
  • Averigua qué les influye a la hora de comprar.
  • Qué mejoraría de la entrega de tu producto.
  • Qué echa de menos al adquirir tu servicio.

Diseña una estrategia y enfócate en tu público objetivo, este es el camino de captar nuevos clientes y algo que, por duro que sea el camino del emprendedor, no debes olvidar: fidelizar los que ya tienes.

Pon en marcha algo tan necesario e importante como es la empatía, un emprendedor sabe escuchar, es empático y entiende a su cliente desde el tono de su voz hasta los gestos de su cara.

Y sí, en la escritura y hasta por teléfono existen tonos de enfado o alegría dónde puedes notar incluso si está sonriendo, así que no los descuides.

Aplica la generosidad de escuchar antes de vender

No sé si me hubiese gustado tener a semejante personaje como Wald Disney de cliente, pero no se equivocó al decir: “Hagas lo que hagas, hazlo tan bien para que vuelvan y además traigan a sus amigos”.

Saber escuchar es tener la capacidad de ponerte en lugar de tu cliente, ayudarle a resolver su problema, generar confianza y seguridad, porque no sé dónde lo leí pero toda la razón del mundo tiene cuando dijo: un cliente al que no escuchas es una venta que pierdes.

Y si la clave de todo proyecto es escuchar, nunca está demás ver como Victor Küppers nos lo recuerda para la vida.

En este artículo hemos contado con la colaboración de Carmen Navarro Copywriter

Si te ha gustado este artículo te pedimos que lo compartas en las Redes Sociales y que nos dejes tu comentarios